Goiânia, el trampolín de Cristiano Araújo

La ciudad de Goiânia hierve. Son las once de la noche de un jueves y el famoso sector Marista, un barrio central de esta ciudad del interior de Brasil, es un hormiguero de personas. Todas están vestidas de modo im-pe-ca-ble para disfrutar de la noche en esta zona de bares, pubs y discotecas comparable a partes céntricas de São Paulo o Río de Janeiro. La diferencia fundamental es que se escucha solo un tipo de música: sertanejo, el genero country nacional. Y en directo.

Esta ciudad, capital del Estado de Goiás, en el centro oeste de Brasil, es también la capital sertaneja y parada obligatoria para los artistas que quieren tener éxito con este género. “Si agitas un árbol, se caen unos 10 cantantes de música sertaneja”, dicen los que allí viven. Prácticamente todos los grandes artistas de este estilo estuvieron en la ciudad en algún momento de su vida.

La noche del jueves, los artistas Dyogo y Deluca dirigen el espectáculo en el escenario principal del Valley Pub. Cantan, bailan, saltan sin desafinar ni deshacerse el tupé. Durante horas. Hace tres años, esta pareja musical decidió que era hora de hacer las maletas y cambiar de ciudad. Nacieron en Araguari, en el interior del Estado de Minas Gerais, y querían darle un impulso a su carrera. Eligieron Goiânia, su destino natural.