Seagram’s Gin Jazz Festival, o cómo convertir Valencia en Nueva Orlean

“España, un desierto para el jazz”, escribía el crítico Leonard Feather en su Enciclopedia del Jazz a mediados de los 60. A pesar de lo cruel que parezca hoy en día, lo cierto es que llevaba algo de razón. Exceptuando la labor del pianista Tete Montoliu, España por aquel entonces no frecuentaba, al menos no al nivel de otros países como Francia o el Reino Unido, aquella música surgida en las calles de Nueva Orleans a finales del siglo XIX.

Décadas después, sin embargo, la historia ha dado un vuelco y nuestro país se ha convertido en cuna de decenas de festivales de Jazz, planes que cada verano han traído a lo más granado de la escena dixie a España. Una de las principales citas de cada año, y que haría replantear su opinión sobre nuestro país a Feather, es el Seagram’s Gin Jazz Festival de Valencia, que celebra su XIX edición a partir de mañana y reunirá hasta el día 15 en el Palau de la Música a grandes artistas del género, representantes del ‘puro jazz’, con propuestas más arriesgadas.