Amy Winehouse no quería ser famosa según documental

El genio de la cantante Amy Winehouse era indiscutible. Su imponente voz, su sensualidad al cantar y unos temas directos e hirientes hicieron de ella una gran estrella en un tiempo récord, tan rápido como su desaparición, como cuenta el documental “Amy“, que llega el viernes a las salas del mundo.

Un documental aprobado primero y denunciado después por su padre, que lo tildó de engañoso porque muestra sin pudor cómo casi toda la gente que rodeaba a la cantante no supo medir su vulnerabilidad ni la ayudó a frenar una vida descontrolada que acabó con su muerte con tan solo 27 años.

Una edad que tampoco superaron Jimmi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain, todos ellos víctimas de su enorme éxito, al igual que le pasó a la joven británica de voz portentosa que triunfó mundialmente con su segundo disco, “Back to black”, por el que ganó cinco Grammy.

Una subida a las estrellas y un descenso a los infiernos tan estereotipados como los adjetivos que describen su vida en un documental dirigido por el británico Asif Kapadia.

Porque la vida y muerte de Winehouse es la repetición de una historia habitual entre las estrellas, lo que no elimina el horror que supone ver documentada en la gran pantalla la vida errática de alguien que podía haberlo tenido todo.

Con testimonios muy valiosos de amigas de la infancia -Juliette Ashby y Laurent Gilbert, principalmente-, de su primer representante, Nick Shymansky, de sus padres -Mitchel y Janis-, de su marido, Blake Fielder-Civil, y de la propia Amy, el realizador construye un retrato desolador más allá de la imagen conocida de la cantante.

Un documental que comienza con unas imágenes rodadas en vídeo casero durante el cumpleaños de una de sus amigas cuando Amy solo tenía 14 años, pero en las que ya se intuye una personalidad compleja.

Con una voz espectacular, más propia de cantantes negras de jazz, la británica estuvo obsesionada desde muy joven precisamente con ser una buena intérprete de ese género de música, que era el que más le gustaba.

Y vivió como una especie de traición el tener que componer y cantar temas mucho más pop, pese a que los arreglos hacían que su voz sonara espectacular e hiciera de esas canciones un género en sí mismo.