‘Golpe de estado’ o cuentas claras tras la detención de Carlos Chávez

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, y el secretario ejecutivo de la entidad, Alberto Lozada, fueron detenidos el viernes en Sucre, luego de prestar sus declaraciones informativas ante la comisión de fiscales que investiga presuntos actos de corrupción en el fútbol boliviano.

Chávez, que también es tesorero de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), afirmó “estamos detenidos y sorprendidos por esta canallada e injusticia. Estas tipificaciones no tienen ni pies ni cabeza, no tienen ningún argumento jurídico ni probatorio, han tipificado todo el Código Penal para ver qué puedan encontrar y no han encontrado nada”, luego de comparecer durante ocho horas ante una comisión de fiscales que investiga la supuesta corrupción en la FBF.

La Fiscalía General del Estado investiga también el amistoso que disputaron  las selecciones de Bolivia-Brasil el 6 de abril de 2013 después de la lamentable muerte de Kevin Beltrán en el partido por Copa Libertadores entre San José y Corinthians. En dicha ocasión la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) informó que la selección brasileña no cobró un centavo por el encuentro disputado en la ciudad de Santa Cruz y que todo el dinero recaudado debía entregarse a la familia de Kevin. Por su parte, Chávez declaró que sólo se entregó una parte del monto a la familia Beltrán ya que la FBF tuvo que descontar los impuestos, pagar los gastos de hospeaje y traslado de la selección de Brasil, hecho que la CBF negó en su oportunidad.

Carlos Chávez fue citado a declarar en junio pasado, pero su comparecencia ante los fiscales se postergó porque tuvo que asistir a una reunión de la Conmebol en Paraguay y después acompañó a la selección nacional en la Copa América celebrada en Chile.

“Es evidente que aquí hay un golpe de estado flagrante a la institucionalidad del fútbol violentando todo”, dijo Chávez haciendo referencia a las normas de la FIFA y la Conmebol.

El actual presidente de la FBF está en el cargo desde 2006 y fue reelegido dos veces, en 2010 y 2014, en medio de polémicas y disputas entre dirigentes.