Fracasa el diálogo entre el Gobierno y Comcipo

El intento de diálogo entre el Gobierno y los dirigentes que encabezan las protestas en Potosí quedó frustrado hoy por la insistencia de los manifestantes de que asista el presidente Evo Morales y que medien la Iglesia católica y defensores de los derechos humanos.

Para dialogar con los ministros, los líderes del Comité Cívico de Potosí (Comcipo) pusieron como condiciones que la reunión sea abierta a los medios, que sus demandas se analicen y discutan en forma ininterrumpida y que el presidente Morales esté presente para firmar el acuerdo final que se alcance al terminar el encuentro, según las exigencias expuestas ante la prensa.

El Gobierno invitó a los dirigentes potosinos a reunirse a las 14.00 en La Paz, pero matizó que las conclusiones del encuentro iban a ser enviadas al presidente Morales, sin asegurar su presencia en la reunión.

“Una vez concluido el diálogo y agotado el pliego de peticiones de Comcipo y sin que medie ninguna medida de presión, el presidente del Estado recibirá el acta de conformidad”, apuntó el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Una comisión de siete ministros encabezada por el titular del Interior, Carlos Romero, aguardó durante casi dos horas a los líderes de Comcipo, quienes analizaban reunidos en privado la nueva convocatoria gubernamental al diálogo.

Al concluir ese encuentro, el presidente de Comcipo, Jhonny Llally, leyó una carta enviada al Ejecutivo en la que ratificaban las condiciones presentadas inicialmente y agregaban una nueva: la mediación de la Iglesia católica, el defensor del pueblo, Rolando Villena, y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

Comcipo criticó las “ambigüedades” en la respuesta del Gobierno a las condiciones que pusieron para dialogar y pidió que no se siembren más “susceptibilidades”, ni se utilicen “artimañas” para perjudicar el inicio de la negociación.