Violentos enfrentamientos entre mineros y policías tras fracaso de diálogo

Centenares de mineros y de policías chocaron violentamente en La Paz con el saldo de un herido y decenas de detenidos, tras fracasar un nuevo intento de diálogo entre ministros y los líderes de la protesta de Potosí, que cumplió 17 días por varias demandas de desarrollo regional.

Los mineros usaron dinamita para enfrentarse a los agentes, que arremetieron intensamente con gases lacrimógenos provocando un caos en las avenidas y calles alrededor del Ministerio de Interior, donde se buscaba instalar una mesa de negociación.

Los manifestantes, que desde horas antes se encontraban en los alrededores del ministerio, dinamitaron una de sus puertas, ocuparon su patio y destrozaron a pedradas sus ventanas.

Los mineros reaccionaron violentamente tras conocer que su dirigente, el presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Jhonny Llally, abandonó la cita con los ministros al no haberse podido instalar una negociación para discutir las demandas.

Potosí está paralizada y aislada del país desde el pasado 6 de julio, a causa de una huelga y bloqueos de carreteras.

Con la protesta, los líderes potosinos exigen al Gobierno la construcción de una planta hidroeléctrica, tres hospitales, más carreteras, fábricas de vidrio y cemento, un aeropuerto internacional y acciones efectivas para preservar el Cerro Rico, deteriorado por la explotación minera, entre otras demandas.

La controversia que impide comenzar las conversaciones está en la exigencia de Comcipo de que el presidente Evo Morales firme el acuerdo que se logre con los ministros, como una garantía de que los proyectos se cumplirán ya que llevan varios años reclamándolos.

Los ministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; y de Gobierno, Carlos Romero, respondieron que Morales sí conocerá las conclusiones del encuentro pero que “sus competencias no le permiten firmar, ni avalar acuerdos institucionales” y que para eso están ellos.