OMS insta a prevenir el contagio en el Día Mundial contra la hepatitis

Cada año, la hepatitis causa la muerte de aproximadamente 1.5 millones de personas en el mundo, informó la la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ese día fue establecido desde mayo de 2010 con el fin de difundir información, así como fortalecer las medidas de prevención y control de esta enfermedad en todo el mundo.

La hepatitis es la inflamación del hígado y es causada generalmente por una infección viral y se conocen diversos tipos: A, B, C, D y E.

Los tipos B y C provocan una afección crónica que afecta a millones de personas y son la causa más común de la cirrosis hepática y de cáncer en el hígado y la hepatitis A y E se transmite principalmente por ingerir alimentos o agua contaminada.

Mientras que la hepatitis B, C y D se transfiere a través de contacto con sangre o fluidos corporales infectados que pueden ocurrir a través de contacto sexual no protegido, transfusiones sanguíneas o procedimientos invasivos con equipos contaminados.

Esta enfermedad a veces es asintomática o se acompaña de síntomas como coloración amarillenta de los ojos y la piel, orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Entre las medidas para prevenir el desarrollo de la infección destacan no consumir agua y/o alimentos contaminados, no compartir objetos personales como rastrillos, cepillo de dientes, desinfectar frutas y verduras además de lavarse las manos antes de cocinar y después de ir al baño.

La OMS volvió a recordar la importancia de prevenir la infección, pero también de dar un impulso a la detección de la enfermedad, a través de la masificación de los diagnósticos.