Iglesia ordena al primer obispo católico en China después de tres años

Un cordón policial cerraba todos los accesos a la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la provincia de Henan (centro), donde el padre Joseph Zhang Yilin fue ordenado como obispo oficial de Anyang.

La ceremonia atestigua una mejora en las relaciones entre Pekín y el Vaticano.

El último ordenamiento, ocurrido en Shanghai en 2012, terminó con el nuevo obispo detenido.

Designado por Roma, monseñor Thaddeus Ma Daqin había sido públicamente rechazado por la Asociación católica patriótica de China, órgano controlado por el Partido Comunista (PCC), que supervisa al clero chino, y desde entonces se encuentra bajo arresto domiciliario.

Según la agencia de prensa católica UCA News, Joseph Zhang Yilin formaba parte de los obispos potenciales aprobados por la Santa Sede, antes de ser elegido por la Asociación Católica el pasado abril.

A la ceremonia acudieron un centenar de prelados y tres obispos chinos, John Wang Renlei, Joseph Bin Shen, y Yongqiang Yang, reconocidos por el Vaticano, precisó UCA News.

La presencia de obispos no reconocidos por Roma, como ocurrió en el pasado, fue interpretado como una provocación de Pekín, por lo que la elección de los presentes este martes puede interpretarse como una mano tendida de las autoridades chinas hacia la Santa Sede.

Pekín no reconoce la autoridad del Vaticano sobre la Iglesia china y ha creado su propia organización para controlar al clero católico local y los lugares de culto aprobados por el PCC. El país cuenta con unos 12 millones de católicos.