Niño francés recibe una prótesis impresa en tecnología 3D

Maxence, de seis años que nació sin su mano derecha, se convirtió este lunes en el primer niño francés con una prótesis impresa en 3D, una tecnología barata y lúdica que no cuenta con ningún aval médico.

Desde 2013, una fundación estadounidense, la e-NABLE ha lanzado una red filantrópica que pone en contacto a personas con impresoras 3D con familias con hijos a los que les falta algún dedo o una mano.

Hasta la fecha, se han suministrado más de 1.500 prótesis a través de esta plataforma.

“Es así cómo nos pusimos en contacto con Thierry Oquidam. Ya había producido benévolamente este tipo de prótesis para niños en el extranjero y quería beneficiar a un niño en Francia”, cuenta el padre de Maxence, Eric Contegal.

Maxence forma parte del centenar de pequeños que nacen cada año en Francia con una malformación en uno o varios miembros. En su caso se trata de agenesia, ausencia de formación de un miembro durante el desarrollo embrionario.

Desde que nació, este pequeño de la localidad de Cessieu, entre Lyon y Grenoble (este), ha logrado “encontrar soluciones solo” para vivir sin la mano derecha. Sus padres decidieron, cuando nació, “no ponerle ninguna prótesis médica”.

Por lo tanto, esta prótesis 3D le permitirá experimentar nuevas cosas, sobre todo, porque es muy fácil de usar. No se necesita ninguna operación. La prótesis se acopla con un velcro y se utiliza tan fácilmente como un guante.

“Ahora tendrá una mano del color que le guste, de super-héroe (con una gran “M” de “superMax”), que podrá quitar o poner cuando lo desee. Va a ser divertido durante el recreo con los compañeros”, asegura la mamá, Virginie.

AFP