Las dos Coreas negocian en la frontera para evitar una escalada militar

Las dos Coreas abrieron este sábado conversaciones de alto nivel para desactivar la escalada militar entre ambos países, tras haber intercambiado en días pasados disparos en la frontera.

El encuentro, organizado en la localidad fronteriza de Panmunjon, empezó poco después de que expirara un ultimátum de Corea del Norte, que había amenazado a su vecino con una “guerra total” si no cesaba sus operaciones de propaganda mediante altavoces.

El Sur estaba representado por el ministro de Unificación Hong Young-Pyo y el director de la Oficina Nacional de Seguridad Kim Kwan-Jin.

Corea del Norte envió a sus oficiales militares de más alto rango, Hwang Pyong-So -considerado el número dos del régimen-, y el secretario del Partido de los Trabajadores Kim Yong-Gon, que está a cargo de las relaciones con su vecino del sur.

Las tropas de ambos países estaban en alerta máxima desde que Pyongyang lanzó su ultimátum.

“Hemos llegado al alba de una guerra y la situación es irreversible”, había llegado a declarar el ministro norcoreano de Exteriores en un comunicado difundido a primera hora de la mañana.

Estados Unidos reiteró por su parte su compromiso con Corea del Sur, en palabras del jefe del Estado Mayor, el general Martin Dempsey.

Aviones estadounidenses y surcoreanos realizaron ejercicios de simulación de bombardeos a media jornada.

Estados Unidos tiene 30.000 efectivos militares permanentemente en Corea del Sur.

Miles de civiles surcoreanos se instalaron en refugios subterráneos por precaución.

AFP