Producción industrial de Brasil se desploma

La actividad industrial de Brasil sufrió una retracción del 8,9% en julio frente al mismo mes del año pasado, según informó el miércoles el organismo estatal de estadísticas, que constató la 17ma baja consecutiva, lo que instaló un escenario productivo similar al observado en la crisis de 2009.

En el acumulado de los últimos doce meses la actividad industrial brasileña sufrió una contracción del 5,3%, mientras que en el segundo trimestre de este año hubo una baja del 4,3% ante el primero de acuerdo con el informe del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Además, entre enero y julio del presente año la producción fabril de Brasil, donde está radicado el mayor parque industrial de América Latina, mostró una contracción del 6,6% comparado con los siete primeros meses del año pasado.

Por otra parte, se registró una caída del 1,5% en julio contra junio de este año, mes que ya había mostrado una declinación del 0,9% ante mayo todo lo cual configura una tendencia negativa “constante”, según la explicación de André Luiz Macedo, gerente de la coordinación de estudios sobre la industria del IBGE.

Por otra parte, se observaron mermas en 14 de los 24 rubros analizados por el informe del IBGE lo cual permite decir que se trata de un cuadro bastante “diseminado” por todo el sector, declaró André Luiz Macedo.

La semana pasada el IBGE había reportado que Brasil enfrentó dos trimestres consecutivos de retracción del Producto Interno Bruto (PBI), lo que marcó el inicio de un cuadro de “recesión técnica”.

Las cifras divulgadas por el IBGE son peores de lo que anticiparon los especialistas quienes esperaban una declinación del 0,1% entre julio y junio, y del 6,2% en la comparación con julio de 2014.

“Viendo la industria en su conjunto tenemos que ésta se encuentra un 14,1% abajo del punto más elevado que fue alcanzado en junio de 2013, es como si estuviéramos en mayo de 2009”, durante la crisis financiera global que golpeó a la economía brasileña, comparó Macedo.

El renglón vehículos automotores, que tiene su base en las montadoras de San Pablo y es el corazón de la industria nacional, mostró un repunte del 1,4% entre junio y julio de este año.

Pero, a pesar de expansión mensual entre esos dos meses seguidos la producción de automóviles, camiones y tractores en julio se desplomó el 19,1% cotejada con los datos de julio del año pasado. Y el repliegue de ese renglón fue del 24% en el período que va desde octubre de 2014 a junio de este año.

Paralelamente los alimentos se contrajeron el 7,2% en la comparación entre julio de este año y el de 2014, mientras los derivados de petróleo se replegaron el 6,2% en ese mismo período. Las estadísticas del estatal IBGE hasta julio guardan similitudes con el Indice de Gerentes de Compras, un estudio realizado por la consultora privada Markit en agosto.

Este trabajo indicó que el nivel de actividad industrial de agosto, que incluye ventas, estoques y demanda futura, es la más baja desde 2011, Uno de los indicadores más afectados por la crisis es el de los pedidos internos que cayó a los niveles de septiembre de 2011, mientras los del mercado externo sufrió una “caída residual”.

En ese mismo informe privado, elaborado a partir de consultas con ejecutivos de compañías, se menciona que creció el número de despidos lo que llevó a que la masa de trabajadores industriales sea la más baja desde 2009, cuando Brasil sintió el impacto global.