Gobierno contrata a dos empresas españolas para estudios sobre hidroeléctricas

La empresa estatal de electricidad Ende firmó el lunes por separado contratos con las españolas Asociación Accidental Maud e Ingeniería y Proyectos (Inypsa) para que realicen estudios a diseño final para dos proyectos eléctricos en el centro del país, informaron fuentes oficiales.

La Empresa Nacional de Electricidad (Ende) contrató a Maud para que realice ese estudio y elabore los documentos de licitación para un proyecto en la cuenca del río Ivirizu, que está en Cochabamba, donde se instalará una planta hidroeléctrica.

El proyecto contempla la construcción de 70 kilómetros de líneas de transmisión y subestaciones para evacuar electricidad, cuya potencia esperada se calcula en 250 megavatios, indicó el Ministerio de Hidrocarburos y Energía en un comunicado.

El estudio, que debe estar concluido en aproximadamente diez meses, será realizado por 2,7 millones de dólares.

Inypsa, por su parte, se hará cargo del estudio del proyecto Banda Azul, situado también en Cochabamba, por un costo de 2,6 millones de dólares, agregó la información.

Según el contrato, el estudio debe estar listo en ocho meses y la previsión es una producción de 124 megavatios.

Ambos estudios darán mayor precisión sobre la inversión necesaria para las obras, pero según el ministro del sector, Luis Alberto Sánchez, la cifra será de aproximadamente 800 millones de dólares.

El presidente Evo Morales asistió a la firma de los contratos y destacó que los proyectos se enmarcan en las metas que se ha propuesto para que su país sea el “corazón energético de Suramérica”, para exportar electricidad, además de gas natural.

Según el mandatario, los planes iniciales al 2025 señalaban como meta una producción nacional de 6.000 megavatios, pero ahora Ende habla de la posibilidad de que se produzcan hasta 12.000 megavatios.

Actualmente, la producción boliviana ronda los 1.500 megavatios de potencia, para responder a una demanda nacional actual de 1.300 megavatios, que hasta el 2025 puede duplicarse.

EFE