México: Detienen a 13 funcionarios por implicación en fuga de “El Chapo”

La Procuraduría General de la República (PGR) de México informó de la detención de 13 funcionarios por su participación en la fuga del capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán. Entre los detenidos destacan el exdirector técnico de la cárcel donde estaba preso el traficante, Valentín Cárdenas, así como la excoordinadora nacional de los Centros Federales de Readaptación Social, Celina Oseguera. Junto a ellos, fueron arrestados 11 guardias de la prisión de alta seguridad Altiplano.

El narcotraficante Guzmán se escapó del penal la noche del 11 de julio. Lo hizo a través de un túnel de un kilómetro y medio que contaba con alumbrado y ventilación, y que comunicaba una casa en construcción en las proximidades de la cárcel con la misma celda del reo. Tras la espectacular fuga, tanto Cárdenas como Oseguera fueron destituidos de sus cargos.

A través de un comunicado, la PGR explicó que como resultado de la averiguación previa iniciada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) se ejerció acción penal en contra de los inculpados, a quienes el juez de distrito de Procesos Penales Federales libró la orden de aprehensión respectiva.

El mandamiento fue cumplimentado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) con el apoyo de elementos de la Policía Federal de la Comisión Nacional de Seguridad, quienes ingresaron a 11 varones en la misma prisión, el Altiplano, ubicada en Almoloya de Juárez, Estado de México (centro). En tanto, dos mujeres fueron internadas en el penal de Tepic, Nayarit (noroeste).

“La Procuraduría General de la República continuará con las investigaciones de estos hechos, a fin de poner a disposición de la autoridad jurisdiccional a todos aquellos que participaron o apoyaron en la comisión de la fuga de Joaquín Guzmán Loera”, apunta el comunicado.

Las autoridades mexicanas se encuentran en la búsqueda del narcotraficante, que había sido capturado en 2014 tras pasar 14 años prófugo luego de su primer escape en 2001, oculto en un carrito de lavandería de la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande, en el estado occidental de Jalisco.

La fuga de Guzmán significó un duro revés para el presidente Enrique Peña Nieto, cuyo mayor logro había sido capturarlo el año pasado. El golpe se vio reflejado en sus sondeos de popularidad, que le dieron los índices más bajos desde que inició su gobierno en 2012.

DW