Israel cerrará barrios y demolerá viviendas para frenar la ola de violencia palestina

Benjamin Netanyahu quiere quebrar los cuchillos de la ira palestina.Tras reunirse de urgencia con su gabinete, el primer ministro israelí ordenó anoche aumentar la presencia policial y autorizó el cierre de los barrios más conflictivos de Jerusalén. La vivienda de los atacantes, como el conductor que ayer atropelló a un grupo de personas en una parada de autobús, será demolida y no se permitirá construir nada en ese solar. Sus propiedades serán confiscadas y sus permisos de residencia, revocados.

Estas medidas de excepción llegaron tras una jornada de violencia que se saldó con cinco muertos, tres israelíes y dos palestinos, y ciento cincuenta heridos.

La escalada de la tensión ha movilizado a la diplomacia estadounidense. El Secretario de Estado, John Kerry, anunció ayer que viajará pronto a la región para tratar de ayudar a alejar a israelíes y palestinos del precipicio en el que están.

Siete israelíes y 30 palestinos han muerto y más de 1500 han resultado heridos desde que se produjo este estallido de violencia hace dos semanas en respuesta al incremento de visitas de judíos a la Explanada de las Mezquitas. Palestinos y árabes israelíes lo interpretan como un intento inaceptabl de cambiar el Statu Quo de este lugar santo.

Euronews