Deuda externa boliviana mantendrá nivel “manejable” pese a créditos chinos

La deuda externa de Bolivia se mantendrá en “niveles manejables” incluso con el millonario paquete de créditos de más de 7.000 millones de dólares que el Gobierno contraerá con China para proyectos de infraestructura y energía, afirmó el lunes el vicepresidente del país, Álvaro García Linera.

García Linera, que estuvo la semana pasada en China para gestionar los créditos, señaló en una rueda de prensa que la deuda externa de Bolivia es “una de las más bajas” en América Latina, ya que alcanza a 6.100 millones de dólares, equivalentes al 17 % del producto interior bruto (PIB) del país.

“Cuando contraigamos estos créditos con China, la deuda externa llegaría al 34 o 35 por ciento, cifra aún baja en América Latina”, afirmó.

Según García, los organismos económicos consideran que una deuda es “manejable” cuando llega a un tope máximo de entre el 50 y 55 por ciento del PIB del país, pero que “genera problemas” si supera el 60 por ciento.

Insistió que en el caso de Bolivia “no hay de qué preocuparse” porque el endeudamiento es moderado.

Agregó que el préstamo chino no se empleará en salarios como, según dijo, hacían los Gobiernos anteriores, sino que contribuirá al desarrollo del país.

García Linera cumplió una visita oficial de tres días en China, en los que se reunió con autoridades del Gobierno del país asiático y también abordó el asunto de los créditos.

Bolivia, explicó el vicepresidente, accederá a créditos por 7.400 millones de dólares para financiar once proyectos, incluidas cinco carreteras, una vía férrea, un estadio, una central hidroeléctrica y obras en el aeropuerto internacional de Viru Viru, en Santa Cruz (este), para que sea una central de carga internacional.

Resaltó que se trata del crédito “más importante al que va a acceder Bolivia” para atender una serie de “necesidades históricas de integración carretera y ferroviaria” del país.

Según el vicepresidente, el préstamo no se tramitará “en bloque”, sino “proyecto por proyecto” y las tasas de interés serán una combinación entre créditos convencionales y comerciales.

El Gobierno boliviano creará dos comisiones para agilizar los trámites para obtener los créditos y contratar a las empresas que se encargarán de los proyectos, que deberán ser chinas, señaló García.

Una de las comisiones trabajará desde Bolivia y la segunda se establecerá en el país asiático, donde verá, entre otros asuntos, las convocatorias para las firmas interesadas en adjudicarse las obras que se financiarán con el crédito chino.

EFE