Karim Benzema pasará la noche detenido hasta que se reanude su declaración

Karim Benzema pasará la noche en la comisaría de Versalles. El futbolista acudió el miércoles por su propio pie a la sede de la policía judicial en torno a las 9 de la mañana en Versalles, cuyo tribunal investiga el que en Francia se conoce ya como caso Sextape Valbuena.

Según decía en una entrevista a Le Journal du Dimanche su abogado, Sylvain Cornier, fue el propio Benzema quien hizo saber al juzgado de instrucción su disposición a colaborar después de que el pasado 19 de octubre Le Parisienrevelara que su nombre aparecía en las escuchas telefónicas del caso. Parece que las palabras de Cornier no tardaron en cumplirse: “Ni mi cliente ni yo hemos sido contactados pero responderemos evidentemente a una posible citación”.

Le Parisien señalaba informaciones contradictorias en las que podría estar basándose la policía judicial, al cuestionar la inocencia del madridista. En una reunión del equipo francés a principios de octubre, Benzema y Valbuena hablaron, según esta información, cara a cara del intento de extorsión que sufre el jugador del Lyón. Una fuente señala que Benzema habría tratado de convencer a Valbuena de que pagara el chantaje, mientras que una segunda versión del encuentro confía en la buena fe de Benzema, que le recomendaba pagar la cantidad reclamada para acabar lo antes posible con esta historia.

Sin embargo, la seguridad que mostró su abogado no se corresponden con las inquietudes de la justicia, que decidió prolongar el interrogatorio ante una posible acusación que el jueves podría ser efectiva.

Por el momento, otras tres personas han sido acusadas y puestas en detención provisional en el marco del caso Sextape Valbuena, que investiga la denuncia que interpuso en junio Mathieu Valbuena el pasado mes de junio cuando recibió una llamada anónima en la que la reclamaban 150.000 euros a cambio de no difundir por internet un vídeo sexual en el que aparecía el jugador del Lyón. Las investigaciones de Versalles también llevaron a citar a Djibril Cissé, cuyo nombre también aparecía en las escuchas telefónicas, en cambio, éste quedó libre de cargos tras un interrogatorio y ni siquiera acudió a declarar ante el juez.

El diario La Provence, reveló el pasado mes que la idea del chantaje sería de un tal Axel A., un hombre de 39 años que trabaja en el entorno de representantes de futbolistas y que habría obtenido un antiguo teléfono de Valbuena en el que descubrió un vídeo íntimo con una joven. Otras dos personas le ayudaron a extorsionar al futbolista. El enlace entre estos tres hombres y Benzema sería un quinto sospechoso, cercano al hermano del delantero, que según informó la fiscalía debía declarar también el miércolesr ante un juzgado de Lyón después de haber pasado 48 horas en detención provisional.

Más de 11 horas después de la entrada del delantero en comisaría, la noticia de la prolongación de su interrogatorio, con noche incluida, pilló desprevenidos a los que daban por hecho su inocencia. En torno a las 12 del mediodía, Sylvain Cornier salía a la puerta de la comisaría a trasladar a la prensa “la satisfacción” de Benzema de “poner fin finalmente a esta triste polémica”. “No hay ninguna posibilidad de que sea imputado”, aseguró una fuente cercana al futbolista a la cadena BFMTV tras conocerse la noticia por la mañana.

La policía deberá pronunciarse sobre Benzema antes de las 9.00 horas del viernes, cuando se cumplan 48 horas de su detención, tiempo máximo permitido en Francia.