EE. UU. optimizará la seguridad en los aeropuertos

Tras la caída de un avión ruso en Egipto, Washington exigió que se agudizaran las medidas de seguridad en algunos aeropuertos del Medio Oriente para garantizar la protección de las naves que volaran hacia Estados Unidos. Este viernes, el secretario de Seguridad Nacional del gigante norteamericano, Jeh Johnson, hizo referencia a la implementación de mecanismos más estrictos a la hora de inspeccionar la carga de los aviones y ofreció asistencia técnica y logística a determinados aeropuertos.

Johnson detalló en su comunicado que el aumento de las medidas de seguridad incluye un mayor escrutinio de los objetos que los viajeros pretendan introducir en la aeronave y evaluaciones de los aeropuertos en colaboración con sus socios internacionales. El funcionario estadounidense advirtió que no podía ofrecer todos los detalles sobre las medidas de seguridad aéreas, pero enfatizó que el Departamento de Seguridad Nacional está involucrado en la investigación del accidente del vuelo 9268.

“En todos los aeropuertos extranjeros que sean punto de salida, estas mejoras complementarán los requisitos de seguridad de la aviación de Estados Unidos actualmente en vigor”, señaló Johnson, evitando ser preciso al hablar sobre la duración de estos nuevos protocolos de seguridad y alegando que las investigaciones en torno a la caída de la aeronave rusa en la Península del Sinaí todavía no habían concluido. El avión partió de Sharm el Sheij con destino a San Petesburgo y cayó a tierra poco después.

Sus 224 ocupantes murieron en el incidente. El propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sopesó explícitamente este miércoles la posibilidad de que un artefacto explosivo dentro del Airbus A-321 fuera el causante del siniestro. El secretario de Seguridad Nacional estadounidense aclaró que, si bien no hay vuelos directos entre Estados Unidos y Sharm el Sheij, el incremento de las medidas de seguridad en el aérea se ha tomado por “precaución” y tendrá un carácter “temporal”.

DW