Obras del teleférico en La Paz dejan al descubierto vestigios de la cultura Tiahuanacota

Los trabajadores de una de las nuevas líneas de teleférico que se construyen en La Paz encontraron, al excavar, restos arqueológicos de la civilización precolombina de Tiahuanaco que datan de entre cien y doscientos años antes de Cristo.

Se trata de la primera vez que se recuperan restos de esta antigüedad en el centro urbano de la capital política de Bolivia, por lo que se seguirá excavando en los alrededores en busca de nuevos hallazgos, indicó en una rueda de prensa el arqueólogo Carlos Lemus, según medios locales.

Entre los vestigios encontrados figuran piezas cerámicas pertenecientes a vasijas, huesos de una llama que pudo ser sacrificada en una ofrenda e instrumentos de corte.

También se hallaron restos de vertederos que pueden aportar más información sobre la vida doméstica de la cultura tiahuanacota y un muro de contención perteneciente, según se cree, a una terraza de cultivo.

El descubrimiento tuvo lugar en pleno centro paceño, en las inmediaciones del monumento a Germán Busch, donde también aparecieron otros vestigios más recientes de los periodos colonial y republicano.

Lemus aseguró que por el momento no se encontraron restos humanos.

Las piezas encontradas serán trasladadas para su estudio y los responsables de la empresa estatal Mi Teleférico han pedido que después puedan pasar a la red de museos municipales o incluso ser mostradas en un espacio habilitado en alguna de las estaciones de este transporte.

Estos hallazgos arqueológicos podrían arrojar luz sobre el misterio que aún envuelve a la cultura que tiene su centro en el sitio histórico de Tiahuanaco, en el altiplano boliviano y a unos 70 kilómetros de La Paz.

Allí se erigen restos como la Puerta del Sol, los templos de Kalasasaya y Puma Punku, y varios monolitos de gran valor arqueológico.

Estas construcciones atestiguan una civilización preincáica que, según algunos estudiosos, como Arthur Posnansky, padre de la arqueología tiahuanacota, pudo ser la cuna del hombre americano.

Algunos de los estudios realizados hasta la fecha sostienen que los incas heredaron buena parte de las instituciones políticas, económicas y sociales de los tiahuanacotas tras la disgregación de estos últimos.

En su época de esplendor, entre los siglos VIII y XII de nuestra era, el imperio de Tiahuanaco ocupó un área geográfica de tamaño equiparable a España que se extendía por territorios actuales de Perú, Chile, Argentina y Bolivia.

Los tiahuanacotas ya disponían de avanzados conocimientos sobre astronomía, agricultura, arquitectura y economía.

El sistema de teleféricos, en cuyas obras de ampliación ha tenido lugar el hallazgo, opera desde 2014 con tres líneas que unen las ciudades vecinas de La Paz y El Alto.

Se trata del teleférico urbano más alto del mundo, al estar situado a una media de 3.800 metros sobre el nivel del mar, y tras el éxito obtenido por este sistema de transporte desde su puesta en marcha, el Gobierno boliviano decidió impulsar una segunda fase con otras seis líneas.

EFE