Vicepresidente ve “inmoral” que cuatro jueces del TC se ausenten un mes

El vicepresidente Álvaro García Linera calificó el martes de “inmoral” y de “abuso injustificable” la ausencia de cuatro de los siete magistrados del Tribunal Constitucional (TC) durante un mes por acudir a un curso de capacitación en China, lo que ha dejado paralizada la institución.

“No es posible que por viajar a un país se dejen de atender los asuntos locales”, aseveró en una rueda de prensa en La Paz Linera, quien ejerce la Presidencia en funciones ya que el mandatario Evo Morales está de viaje en Irán.

Los magistrados ausentes son Ruddy Flores, Neldy Andrade, Efren Choque y Mirtha Camacho, quienes partieron a China el pasado 15 de noviembre y no regresarán hasta el próximo 14 de diciembre.

Durante ese periodo, el Tribunal Constitucional no podrá emitir sentencias de inconstitucionalidad, validar leyes ni pronunciarse sobre la compatibilidad de la justicia indígena con la constitucional por falta de quórum.

Linera tachó esa situación de “injustificable, inmoral e indecente”.

“Es un acto abusivo que no sé si linda ya con la corrupción”, lamentó el vicepresidente, quien deseó “que uno de esos tribunos regrese inmediatamente a mitad de camino y se haga presente” en el país.

El Tribunal tiene tres salas, cada una con dos jueces, y la Sala Tercera se queda sin ningún magistrado por el viaje de Flores y Andrade.

En la Sala Tercera se resuelven los casos de amparo constitucional y acciones de libertad (recursos para pedir la libertad cuando una persona está privada de ella y a la espera de sentencia).

Linera recordó que el Gobierno no prohíbe ni tiene la posibilidad de vetar el viaje, ya que el Tribunal Constitucional es un órgano autónomo, pero lamentó la decisión como “una piedrita más” en la crisis de la justicia, al tiempo que definió a algunos de los jueces y fiscales bolivianos como “una vergüenza nacional”.

La invitación de China para acudir a un curso de capacitación en Administración Pública era extensiva a los siete miembros del Tribunal Constitucional, pero el presidente Zenón Hugo Bacarreza y los magistrados Macario Lahor Cortez y Oswaldo Valencia rehusaron acudir y votaron en contra de la asistencia en una sesión del tribunal el 5 de noviembre.

La justicia boliviana atraviesa una crisis abierta y reconocida por el Ejecutivo, motivada por problemas como la corrupción endémica, la escasez de recursos, la lentitud y la falta de accesibilidad a los ciudadanos.

EFE