París se blinda para la Conferencia del Clima

París, en estado de máxima alerta para acoger la Conferencia del Clima. Miles de soldados y policías están desplegados en la capital francesa para garantizar la seguridad en la cumbre internacional que comienza el lunes. Se espera la asistencia de 150 jefes de Estado a Le Bourget, donde todo está listo para afrontar el reto del cambio climático y donde, este sábado, el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, entregó las llaves del complejo a la representante de Naciones Unidas.

Con los atentados del 13-N recientes todavía en la memoria, el gobierno ha prohibido las manifestaciones y las protestas, anulando decenas de marchas ciudadanas, aunque los activistas que se han desplazado hasta allí intentarán hacerse oir de otra manera.

“Estamos organizando una cadena humana para que la gente pueda pronunciarse sobre su futuro en el lugar donde prohibieron la marcha”, explica Txetx Eteverry, del movimiento Alternatiba. “El mensaje no cambia. No vamos a rendirnos”.

El objetivo de la Conferencia del Clima es aprobar un protocolo de actuación que sustituya al de Kioto y que impida que la temperatura de la Tierra suba más de dos grados en el próximo siglo. La cumbre se prolongará hasta el 11 de diciembre.

Euronews