Una mamografía con resultado falso positivo es real factor de riesgo de cáncer, revela estudio

Las mujeres que tienen un resultado falso positivo en su mamografía podrían de hecho estar ligeramente en mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama durante la siguiente década, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los investigadores estudiaron más de 2 millones de mamografías que han sido realizadas a mujeres entre 40 a 74 años de edad en clínicas de salud a lo largo de Estados Unidos entre 1994 y 2009.

Alrededor de 180.000 de las mamografías eran falsas positivas, lo que significa que la prueba detecta una anomalía de tejido, pero un diagnóstico por imágenes o una biopsia adicional no sirvió para respaldar el diagnóstico de cáncer y las mujeres no desarrollaron cáncer de mama durante el año posterior a la mamografía. Las demás pruebas fueron totalmente negativas porque no detectaron una anomalía y no se asociaron con el desarrollo de cáncer de mama el año siguiente.

Los investigadores determinaron que una mujer adicional de 100 que obtuvieron resultados de mamografía falsos positivos y además de ello realizaron otra prueba de imágenes pasó a desarrollar cáncer de mama en la próxima década, en comparación con las mujeres que no tuvieron un resultado falso positivo. Entre las mujeres que obtuvieron un resultado falso positivo y además se sometieron a una biopsia, otras dos de 100 desarrollaron cáncer de mama. El mayor incremento en el riesgo en el grupo de biopsia probablemente se debió a que estas mujeres tenían tejido que era más anormal y, por lo tanto, lo suficientemente preocupante para que el radiólogo ordenara la prueba de seguimiento más invasiva.

“Con base en lo que encontramos, yo diría que obtener un (resultado) falso positivo definitivamente aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama”, dijo Louise M. Henderson, profesor asistente de radiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Henderson es el autor principal del estudio, el cual fue publicado el miércoles en la revista, Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Un moderado factor de riesgo

Sin embargo, los hallazgos sugieren que una prueba positiva falsa es un factor de riesgo relativamente moderado, acorde a la edad, raza o densidad mamaria, y ​​no aumenta el riesgo como lo hacen las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, por ejemplo, dijo Henderson.

“Cualquier aumento en el riesgo es preocupante para las mujeres, pero nuestros hallazgos no sugieren que las mujeres deban preocuparse demasiado porque el riesgo absoluto es leve”, añadió.

Henderson recomienda que las mujeres que han obtenido un resultado positivo falso conversen con su médico, junto con otros factores de riesgo que puedan tener. Sin embargo, ella no cree que el estudio es una base para cambiar los lineamientos en relación a la frecuencia en la que las mujeres se realizan una prueba de diagnóstico por imágenes.

La Sociedad Americana contra el Cáncer recientemente actualizó las recomendaciones en las que sugiere que las mujeres de 45 a 54 años de edad se hagan una mamografía todos los años y que las mujeres mayores de 55 años se sometan a la mamografía cada dos años. Las mujeres de 40 a 44 deben hablar con sus médicos para determinar si se deben hacer la mamografía anualmente.

“Este estudio confirma los resultados de varios estudios internacionales realizados alrededor de la última década que muestran esta asociación entre haber recibido un resultado falso positivo en la mamografía con un mayor riesgo a desarrollar cáncer de mama en los siguientes cinco a 10 años. Creo que ahora podemos afirmar con confianza que de hecho es un factor de riesgo en cuanto a desarrollar cáncer de mama”, dijo el Dr. Richard Wender, jefe de control del cáncer de la Sociedad Americana contra el Cáncer. Wender no participó en la investigación.

Aunque los investigadores no abordaron la razón por la que un resultado falso positivo aumentaría el riesgo de cáncer de mama, sugieren que en realidad no podría deberse a que el tejido anormal que la mamografía inicial tomó en realidad era cáncer. Una explicación alternativa, dijo Wender, es que este tejido sospechoso es probablemente el resultado de algún cambio biológico, tales como las células que crecen más rápidamente, lo que podría predisponer a las mujeres a desarrollar un verdadero cáncer en el futuro.

Wender está de acuerdo con Henderson en que no tendría sentido recomendar que las mujeres con antecedentes de una mamografía falsa positiva se hagan la prueba con más frecuencia. Las pruebas de diagnóstico por imágenes más frecuentes solo son aconsejables para las mujeres que están en riesgo de padecer cánceres de mama agresivos, tales como aquellos con mutaciones BRCA1 o BRCA2, dijo. Actualmente no existe evidencia de que los cánceres de mama que se presentan entre las mujeres que tuvieron un resultado falso positivo son más peligrosos que los de otras mujeres.

Sin embargo, para las mujeres que tienen antecedentes de una mamografía falsa positiva, “se vuelve muy importante cumplir con sus citas de mamografía y no posponerlas”, dijo Wender.

“Algunas mujeres que se asustaron por un resultado falso positivo en realidad son menos propensas a querer someterse a mamografías porque tuvieron una experiencia aterradora”, dijo Wender.

Las mujeres deben sentirse tranquilas al saber que el aumento del riesgo es menor, y si de hecho desarrollan cáncer de mama y se detecta a tiempo, debería ser tratable, agregó.

CNN