Una alfombra de dolor se extiende al cumplirse un mes de los atentados de París

Una alfombra de flores se extiende frente a la sala Bataclán al cumplirse un mes de los atentados de París. El principal escenario de la masacre yihadista que conmocionó al mundo el pasado trece de noviembre se ha convertido en un santuario en el que cientos de transeúntes rinden homenaje a diario a las ciento treinta personas que murieron en el peor ataque terrorista de la historia de Francia. Han pasado 4 semanas y en Paris aún reina el estupor:

– “Paso por aquí a diario porque trabajo cerca. Es muy triste, demasiado triste. Los hombres que hicieron esto nos eran musulmanes, eran falsos musulmanes. No puedo decir otra cosa, porque cuando hablo de ello me dan ganas de llorar. Es demasiado para mí. Estoy muy afectado”, decía un vecino de la capital.

– “Estoy aquí porque trato de comprender qué paso. Trato de comprender por qué hay gente que piensa que matar a más gente les dará la paz. No tiene sentido para mí”, comentaba un turista.

La investigación sigue su curso. Seis de los nueve yihadistas que participaron en los ataques y que murieron ese día o en los posteriores han sido identificados. El extremista belga Salah Abdeslam sigue en busca y captura.

Euronews