Con el inicio de las verificaciones técnicas, el Dakar 2016 calienta motores

En un parque de Tecnópolis sin el calor esperado para estas épocas del año, comenzaron el viernes las verificaciones técnicas previas al inicio de la 38º edición, que recibirá su pistolazo formal de largada el próximo domingo.

Entre champán, la típica bebida argentina Fernet-Cola, pan dulce, sidra y mucha alegría, los primeros pilotos de motos, autos, quads y camiones pasaron por el predio de Tecnópolis, ubicado a nueve kilómetros del centro de la ciudad de Buenos Aires.

De esta manera, esta exigente prueba comenzó a calentar motores para su octava versión sudamericana que partirá de la capital argentina el domingo y después de más de 9.000 kilómetros finalizará el 16 de enero en la también argentina ciudad de Rosario.

Ante la ausencia de Marc Coma, flamante director de competencia a partir de la versión 2016 del Dakar, las motos Honda fueron las animadoras de este primer día de verificaciones.

“El retiro de Marc (Coma) nivela a todos y deja abierta la categoría de motos para este Dakar. Además supone grandes exigencias para Honda, que este año debe ganar la prueba”, enfatizó el portugués Paulo Gonçalves, segundo por detrás de Coma el año pasado, en diálogo con EFE.

“El haber sido segundo el año pasado me pone en un escaparate para esta edición 2016, pero será una prueba muy reñida”, añadió el lusitano que pasó muy temprano por el predio Tecnópolis antes de dejar su moto con el dorsal número dos estacionada en el parque cerrado.

Al lado se ubicó la número seis del español Joan Barreda, mayor coleccionista de victorias de etapa todavía activo, pero que nunca ha subido al podio de la prueba.

“Venimos con mis compañeros de Honda a por el título este año. Hicimos un gran trabajo de preparación y estamos listos para el gran desafío”, añadió el nacido en Torreblanca.

Otra de las grandes atracciones de esta primera jornada fueron los camiones hegemónicos de Kamaz y su jefe de filas Vladimir Chagin.

Con 12 títulos de 15 para su equipo en el siglo XXI, Chagin entiende que para esta edición hay que apostar por las etapas de montaña: “el mejor equipo en las etapas bolivianas irá bien encaminado para lograr la victoria”.

Otros que pasaron por el estricto control de los inspectores del Dakar, un terreno conocido para ellos, fueron los hermanos argentinos Patronelli, que acumulan cuatro victorias y van por una quinta tras su ausencia en 2015.

“Regresamos sin un objetivo preciso. Nos desvinculamos del Dakar y sólo he retomado el entrenamiento estos tres últimos meses”, expresó Marcos, mientras que Alejandro agregó: “Esta edición no será fácil y en la especialidad de quads hay muchos candidatos. Estamos contentos de participar nuevamente”.

Para el primer día del 2016 quedó en agenda el resto de la gran delegación de los inscritos a esta expedición que recorrerá los caminos de Argentina y Bolivia.

Los representantes del Team Peugeot, con Sébastien Loeb, Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Cyril Despres en sus filas o de Mini, representado por el defensor del título Nasser Al Attiyah, Nani Roma, Orlando Terranova y Giniel De Villier, que protagonizarán el gran duelo en autos desfilarán en la mañana por los controles.

También estarán las motos KTM, con Toby Price y Jordi Viladoms como emblemas, y los camiones de Iveco, conducidos por Gerard De Rooy y Ales Loprais, que desafiarán el reinado de los Kamaz.

EFE