Rousseff recibe a Morales en Brasilia con honores de Estado

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, recibió el martes con honores de Estado a su homólogo boliviano, Evo Morales, con quien tratará de diversos asuntos relativos a energía, infraestructura, comercio, cooperación y combate al narcotráfico.

Morales llegó al Palacio presidencial de Planalto y, antes de saludar a Rousseff, pasó revista a las tropas que vestían uniformes de época.

Los mandatarios escucharon los himnos de ambos países y luego se dirigieron al despacho de Rousseff, donde mantendrán primero una reunión privada a la que luego se unirán sus ministros.

Uno de los asuntos que abordarán en esas reuniones será un proyecto para la construcción de un ferrocarril entre el puerto brasileño de Santos, en el océano Atlántico, y las terminales peruanas de Ilo o Matarani a través del territorio boliviano.

El proyecto es impulsado personalmente por Morales desde hace años, pero hasta hoy no ha prosperado y ahora tiene el obstáculo de que Brasil ya acordó con Perú y China, que financiaría las obras, la construcción de un tren “transoceánico” que llevaría a los mismos puertos peruanos, pero sin pasar por Bolivia.

También será analizada la posible ampliación, por otros veinte años, del contrato mediante el cual Bolivia suministra gas natural a Brasil, firmado en 1999 y que vencerá en 2019.

Según la programación difundida por la Presidencia brasileña, Rousseff y Morales harán una declaración a los periodistas después de su reunión y luego compartirán un almuerzo en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería, tras el cual el mandatario boliviano emprenderá el regreso a su país.

Se trata de la primera visita oficial de Morales a Brasil desde que Rousseff llegó al poder, hace poco más de cinco años.

Rousseff asumió la presidencia de Brasil en enero de 2011 y desde entonces ha tenido varios encuentros con Evo Morales al margen de cumbres o en otros foros, pero hasta ahora no habían tenido una cita oficial de trabajo bilateral.

EFE