Rusia niega haber bombardeado hospitales de Médicos Sin Fronteras en Siria

Rusia niega categóricamente las acusaciones de que sus aviones bombardearon hospitales de Médicos Sin Fronteras en el norte de Siria este lunes.

Cerca de 50 civiles fallecieron después de que los misiles impactaran contra al menos cinco centros médicos y dos escuelas en áreas controladas por los rebeldes. Una ofensiva que el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos atribuye a Rusia. El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, se expresaba así al respecto:

“Ambos informes sobre hospitales y escuelas supuestamente destruidos en Azaz, el 10 de febrero y en Idlib el día 15 provienen de la misma fuente, Gaziantep, Turquía. Parece que la información fue publicada sin que sus autores o editores se dieran cuenta”.

Mientras tanto, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan De Mistura, se ha reunido con el ministro de Exteriores sirio, Walid al Muallim, en Damasco, para abordar la entrega de ayuda a las zonas sitiadas. Asimismo, mantiene su intención de reunir el próximo día 25, o antes a las partes del conflicto sirio para reanudar las conversaciones de paz iniciadas el mes pasado.

“Hemos estado hablando especialmente de la cuestión del acceso humanitario a todas las zonas sitiadas, no sólo por el Gobierno sirio, sino también por la oposición y por los yihadistas del Dáesh”, expresó.

En Siria 18 áreas están cercadas militarmente, la mayoría por fuerzas gubernamentales, mientras que el resto están sitiadas por grupos opositores y organizaciones terroristas.
Según la ONU, allí hay casi medio millón de personas que necesitan ayuda de emergencia.

Euronews