Defensor del Pueblo critica el machismo del Estado y la sociedad en Bolivia

El defensor del Pueblo de Bolivia, Rolando Villena, criticó el martes que los derechos de las mujeres se vulneran en su país porque los órganos del Estado, los poderes locales e incluso los pueblos indígenas reproducen un «sistema machista y patriarcal».

En el Día Internacional de la Mujer, Villena cuestionó que se intente minimizar los datos sobre la gravedad de los feminicidios en Bolivia comparando esas cifras con los de otros países de Sudamérica.

El ombudsman boliviano aseguró que los derechos de las mujeres se vulneran en el país porque las instituciones «no tienen entre sus prioridades la igualdad plena, no reconocen los derechos de las mujeres como derechos políticos y fortalecen el sistema machista y patriarcal».

Agregó que eso ocurre no solo en los órganos del Estado, sino en los poderes locales e incluso en los pueblos indígenas, reproduciendo el machismo «en la sociedad de manera creciente».

«La violencia contra la mujer no se la entiende como una contradicción sustancial, sino como desajustes y anormalidades que se pueden revertir con leyes y campañas mediáticas. Y mientras esta realidad se mantenga así, la lucha será más difícil pero no por eso menos necesaria», aseveró Villena.

Entre 2014 y los dos primeros meses de 2016 se conocieron 254 casos de feminicidio en Bolivia, cifra superior a los 97 casos reportados en Ecuador; 88 registrados en Colombia; 83 en Perú y 25 en Argentina, según datos de la Defensoría.

«Pese a esta evidencia, las instituciones del Estado buscan minimizar e incluso invisibilizar los datos, disminuyendo las cifras, tergiversando los hechos o atribuyendo las causas al alcoholismo, los celos o las disputas familiares», apuntó.

Asimismo, alertó de que el mayor riesgo para los derechos de las mujeres «tiene que ver con la pasividad y la apariencia de transformación, en procesos que solo buscan realizar ajustes de forma para mantener en el fondo el modelo patriarcal y machista».

Las políticas y estrategias, agregó, siempre tocan un «techo de cristal», limitando el ascenso laboral, político y económico de las mujeres y «dándoles una falsa sensación de reconocimiento y cumplimiento de sus derechos».

A su juicio, este riesgo también tiene que ver con la creencia de que «será el sistema patriarcal el que revertirá la situación de violencia y discriminación» y reivindicó que todos los derechos de las mujeres los conquistaron ellas mismas tras luchas y sacrificios.

Además, el defensor boliviano hizo un reconocimiento a una docena de mujeres líderes en Bolivia, entre ellas Sonia Montaño, Casimira Rodríguez, Julieta Montaño y Esperanza Huanca.

EFE