Dilma Rousseff asegura que “nunca dimitirá”

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo el martes que no renunciará bajo ninguna circunstancia y comparó los intentos por llevarla a un juicio político con un “golpe de estado”, ya que no ha cometido delito.

Rousseff pidió a la corte superior del país, el Supremo Tribunal Federal (STF), que se mantenga imparcial en la disputa política que ha amenazado con derribar a su Gobierno. Sus oponentes impulsan un juicio político en el Congreso, en medio de un enorme escándalo de corrupción que ha alcanzado al círculo cercano de la mandataria.

“Nunca renunciaré bajo ninguna circunstancia”, dijo la complicada presidenta en un discurso a expertos legales. “No he cometido ningún crimen que justifique recortar mi mandato”.

Partidos de oposición iniciaron los procedimientos para un juicio político contra Rousseff por supuestamente haber manipulado las cuentas fiscales, con el fin de permitir que su Gobierno gastara más en la campaña para su reelección en 2014.

La mandataria podría ser suspendida de sus funciones incluso en mayo si sus partidarios no bloquean el llamado “impeachment” en la Cámara de Diputados.

Rousseff también criticó a un juez anticorrupción por excederse en su jurisdicción al revelar escuchas telefónicas de una conversación con el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien está siendo investigado en la trama de sobornos políticos en la compañía petrolera Petrobras.

Sin mencionar por el nombre al juez federal Sergio Moro, Rousseff dijo que el Poder Judicial no puede abandonar la imparcialidad y transformarse en un “militante de partido”.

El registro de la conversación entre Rousseff y Lula contribuyó a las sospechas de que la mandataria nombró a su mentor y predecesor como jefe de Gabinete para blindarlo frente a los fiscales. Sólo el STF tiene jurisdicción en casos contra los ministros.

El martes, una jueza del máximo tribunal ratificó una decisión de otro juez que prohibió a Lula asumir como ministro. Un voto plenario del Supremo Tribunal Federal aún podría anular la decisión.

Reuters / Euronews