Zapata dice que teme por su vida y se niega a recibir a diputadas de Unidad Demócrata

La exgerenta de la empresa CAMC, Gabriela Zapata, dijo el jueves que teme por su integridad y su vida, en un breve contacto con la diputada de Unidad Demócrata (UD), Lourdes Millares, quien ingresó al penal de Miraflores donde se encuentra detenida preventivamente, y se negó a recibir a las otras parlamentarias que esperaban entrevistarse con ella en ese recinto.

La diputada de UD, Eliane Capobianco, dijo: “Ingresó nuestra jefa de bancada, la diputada Lourdes Millares, sólo ella ingresó, conversó 15 minutos con ella y salió a pedirnos a las demás que Gabriela Zapata le dijo que tenía miedo de conversar con la oposición, que ella no quería que ingresemos, porque temía por su integridad, su vida, por lo que le pueda suceder”.

Zapata está acusada de tráfico de influencias entre otros delitos, como enriquecimiento ilícito.

La legisladora informó que cuando llegaron al penal de Miraflores, les prohibieron la entrada, porque las internas de ese centro penitenciario están en emergencia, toda vez que la noche del lunes organizaron un motín que se produjo a raíz de las provocaciones de Zapata, de sus familiares y de sus abogados, por lo que las reas expusieron su malestar.

Sin embargo, Capobianco, dijo que explicaron su derecho como legisladoras de visitar a la interna y entrevistarse con ella, porque la Constitución Política del Estado “permite la facultad de fiscalizar todo este tipo de situaciones”.

Por su parte, la diputada del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Mireya Montaño, aseguró que las legisladoras de oposición hacen un “show mediático” con el tema.

“Veo que están polemizando, y que estuvieran parcializándose y creando más show mediático, y eso es lo que quiere crear, ya se verá si se convoca o no a la señora Zapata, la Comisión (Fiscalizadora de CAMC) va a ver si es pertinente o no”, agregó.

A principios de febrero, el periodista y exagente de inteligencia, Carlos Valverde, denunció un supuesto tráfico de influencias de la expareja del presidente Evo Morales, Gabriela Zapata, que fue nombrada gerente comercial de la empresa CAMC, compañía que firmó contratos millonarios con el Estado.

A contramano, el Jefe de Estado negó la acusación y pidió una investigación de la Contraloría General del Estado y de una Comisión Mixta y multipartidaria de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

ABI