Evo Morales dice que demostrará en Nueva York el “fracaso” de EE.UU. en la lucha antidrogas

El presidente de Bolivia, Evo Morales, quiere demostrar en la sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre el problema de las drogas el “fracaso” de las políticas de Estados Unidos en la lucha antinarcóticos, según anunció el miércoles el mandatario.

Morales hizo esta afirmación minutos antes de partir desde La Paz hacia Nueva York, donde también tiene prevista una reunión con el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon.

“En esta intervención demostraremos cómo ha fracasado la lucha contra el narcotráfico desde un punto de vista represivo e implementada desde Estados Unidos con intereses netamente geopolíticos”, dijo Morales a los medios estatales.

Agregó que también mostrará la eficacia de la política antidrogas “nacionalizada y regionalizada” de su Gobierno.

El mandatario boliviano, que viajó a Nueva York con el canciller David Choquehuanca y el ministro de Planificación, René Orellana, señaló que también participará en reuniones sobre desarrollo sostenible y medio ambiente.

Bolivia es, junto a Perú y Colombia, uno de los tres principales productores mundiales de hoja de coca, planta que en el país andino tiene usos tradicionales reconocidos por la Constitución, pero de la que un alto porcentaje es desviado al narcotráfico para la elaboración de su derivado ilegal, la cocaína.

Morales expulsó del país en 2008 al entonces embajador de EE.UU. Philip Goldberg y a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés), bajo la acusación de conspirar contra su Gobierno, algo que Estados Unidos ha negado siempre.

Desde entonces, el Gobierno de Morales ha asegurado que la lucha contra el narcotráfico en Bolivia está mejor sin la presencia estadounidense y ha acusado varias veces a ese país de usar las políticas antidrogas para dominar a los países latinoamericanos.

La fuerza antidrogas boliviana decomisó 10,8 toneladas de cocaína y 58,6 de marihuana en operaciones realizadas en los dos primeros meses del año, según datos oficiales.

Morales tenía previsto trasladarse después a Quito para una reunión de presidentes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) que debía efectuarse el sábado, pero que fue suspendida.

Según el mandatario boliviano, sí se reunirán los cancilleres de la Unasur para la transferencia de la presidencia temporal del bloque de Uruguay a Venezuela.

Su retorno a Bolivia está previsto para el viernes en la noche o sábado en la madrugada.

EFE