Canciller dice que La Haya dará la razón a Chile por caso de las aguas del Silala

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, afirmó el domingo que su país tiene todas las opciones para que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya le dé la razón en la demanda que presentó por el río Silala contra Bolivia.

En declaraciones al diario El Mercurio, el jefe de la diplomacia chilena dijo que el Gobierno del presidente Evo Morales recibió un “golpe” del cual aún no se recupera.

“Quizá pensaba que nos quedaríamos pasivos esperando otra demanda más contra Chile”, añadió Muñoz, en alusión a la demanda marítima que Bolivia presentó en esa misma corte en abril del 2013.

El pasado 6 de junio, Chile se anticipó a una eventual acción del Ejecutivo boliviano ante la CIJ y decidió presentar una demanda contra Bolivia para que el tribunal de la ONU determine si el Silala es un río internacional cuyas aguas deben compartir ambos países

Esta controversia, que se hizo patente a partir de 1997, se debe a la discrepancia que mantienen las autoridades de Santiago y de La Paz acerca de la naturaleza del Silala.

Mientras que para Chile se trata de un río internacional que ambos países deben compartir, Bolivia sostiene que son manantiales que están en su territorio y cuyo curso ha sido desviado de forma artificial.

El canciller chileno aseguró hoy que, a diferencia de la demanda presentada por Bolivia con el objetivo de tener un acceso soberano al mar, la de Chile es “eminentemente técnica y acotada”.

“La otra es de carácter político, a todas luces, argumentando cuestiones inexistentes en el derecho internacional (…) La disputa por el Silala es una genuina controversia en que Bolivia niega el carácter internacional del río y afirma ser propietario del cien por ciento de sus aguas; y Chile afirma el carácter internacional del río y reclama su derecho a utilizar sus aguas”, explicó.

El canciller reveló al matutino que la idea de presentar una demanda por el río Silala, estaba latente desde hace mucho, pero que todo se concretó en los últimos meses.

Agregó que la idea se cristalizó durante el viaje de la presidenta (Michelle Bachelet) a Washington para participar en la reunión de la American Society of International Law.

“Allí me reuní con nuestros abogados e integrantes de nuestra Agencia, y consultamos a expertos en derecho internacional de recursos hídricos”, comentó el secretario de Estado.

Dijo que posteriormente en una reunión con los excancilleres chilenos, a fines de marzo o inicios de abril, se coincidió en la idea de explorar la demanda chilena aBolivia en la que la presidenta concordó tempranamente en este curso de acción.

El Canciller sostuvo además que mantener la reserva sobre el tema, hizo posible que Chile presentara una demanda contundente y prolija.

“Va acompañada de 30 anexos que debían ser traducidos al inglés. Queríamos fundamentar muy bien nuestra demanda, para mostrar desde el inicio que se trata de una acción seria”, indicó.

Consultado sobre la posibilidad de que Bolivia realice acciones en el río Silala que podrían afectar sus aguas, Muñoz explicó que con la demanda “Chile tiene ahora la posibilidad de pedir medidas precautorias a la Corte para proteger el río Silala y los derechos que Chile tiene”.

Un día después de la decisión chilena, Bolivia respondió con el anuncio de una “contrademanda” por lo que considera un robo y utilización abusiva del recurso hídrico.

La notificación fue realizado por el presidente Morales, quien aseguró que para su país “no es ninguna sorpresa” la demanda, con la que Chile busca que el tribunal de la ONU determine si el Silala es un río internacional cuyas aguas deben compartir ambos países.

Bolivia va a presentar una contrademanda. ¿Cuál es el argumento para la contrademanda? Para entender en términos populares, nos roban, usurpan, usufructúan nuestras aguas del Silala y nos demandan”, sostuvo el gobernante en una rueda de prensa en la región de Cochabamba.

Las autoridades bolivianas han exigido varias veces una compensación económica al Gobierno chileno y a empresarios del norte de esa nación por el uso del recurso hídrico, y calculan en 1.000 millones de dólares la deuda por el consumo de esas aguas durante más de 100 años.

EFE