Muere el actor Bud Spencer, un gigante del Spaghetti Western

Carlo Pedersoli, más conocido como Bud Spencer, ha fallecido a los 86 años de edad. La noticia la ha difundido su hijo, quien asegura que el famoso actor italiano murió mientras dormía, sin sufrimiento y acompañado de los suyos.

Bud Spencer fue mundialmente conocido gracias a los western que rodó junto a Terence Hill en los años sesenta y setenta. Muchos le recordarán como el gigante fuerte y bonachón (medía casi dos metros y pesaba más e 130 kilos) que repartía bofetadas por doquier en compañía de Hill. Entre otras cintas rodó “Dios perdona… yo no”, “Los cuatro truhanes”, “La colina de las botas”, y el ciclo “Le llamaban Trinidad” y “Le seguían llamando Trinidad”.

Más allá del cine, la vida de Pedersoli fue de película. Nació en Nápoles en 1929 y no había cumplido los 20 años cuando emigró, junto a su familia, a Sudamérica. La experiencia apenas duró dos años. Cuando volvió a su país se brilló como nadador. Conquistó varias veces el campeonato nacional de 100 metros y llegó a competir en dos ocasiones en los Juegos Olímpicos.

Volvió más tarde a Latinoamérica, donde trabajó en la construcción de la carretera Panamericana. Aunque había realizado algunos papeles sin importancia, en 1967 le llegó su gran oportunidad en el cine coprotagonizando junto a Terence Hill (cuyo nombre es Mario Girotti) “Dios perdona, yo no”.

Según parece, escogió como nombre artístico “Bud Spencer” por su amor a la cerveza “Budweiser” y su devoción por el actor “Spencer Tracy”. Pero el nombre, como sus dotes de actor, era lo de menos: su físico, su sonrisa y sus puños le convirtieron en una leyenda del Spaghetti Western.

Euronews