Exhortan a las autoridades a asumir acciones conjuntas para luchar contra la trata y tráfico de personas

El informe de un periodista extranjero y el alarmante incremento de casos de trata y tráfico de, niños, niñas, adolescentes e incluso bebés para comercializarlos y utilizarlos en la explotación sexual, ha causado preocupación en la población.

Ariel Ramírez, subdirector de “Munasi Kulllaquita” organización no gubernamental que trabaja en el país con victimas de trata y tráfico, identificó que la ausencia de control de migración y de policías en las fronteras es uno de los factores que contribuye para que se cometan estos delitos.

Apuntó que Bermejo, Yacuiba y las fronteras con Paraguay, Perú y Brasil son zonas donde se realiza la mayor comercialización de niños y adolecentes. Señaló que mientras no hayan centros de investigación especializado, que realice una buena planificación en el control operativo, no se podrá eliminar esa actividad ilícita que va incrementándose día a día.

Ariel Ramírez sugirió que deben realizarse acciones conjuntas entre autoridades municipales, departamentales y nacionales para luchar contra la trata y tráfico de personas,  dejando de lado las diferencias políticas.

Cuestionó que alcaldes, gobernadores y el mismo gobierno nacional no planifiquen políticas que permitan frenar este delito. Frente a ese panorama, el representante de la ONG, “Munasi Kulllaquita” plantea aplicar penas máximas a aquellas personas que paguen en dinero o en especie por la comercialización de estos menores.

Al respecto, el gobernador de Potosí, Juan Carlos Sejas, señaló que sí existe presencia del Estado boliviano en las fronteras e incluso manifestó que se realiza un trabajo interinstitucional que se dedica específicamente a controlar la trata y tráfico de personas en esa región.

Además, la autoridad departamental criticó que un periodista argentino publicará que en Villazón se comercializan menores de edad, sin tener una información certera.

panamericana.bo