El papa Francisco logra que dialoguen Gobierno y oposición de Venezuela

El Vaticano logró este lunes que se inicie de forma oficial el diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición el próximo domingo 30 de octubre en la Isla de Margarita. El anuncio, realizado por el representante especial del Vaticano, monseñor Emil Paul Tscherrig y el nuncio Aldo Giordani, se produjo inmediatamente después de que el Papa Francisco recibiera también este lunes por sorpresa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en El Vaticano.

La inesperada visita de Maduro, quien había alegado una otitis para no comparecer en la audiencia que el Santo Padre le concedió hace unos meses, tuvo lugar, según el Vaticano, “en el marco de la preocupante situación de crisis política, social y económica que el país está atravesando, y que repercute de modo agobiante sobre la vida cotidiana de toda la población”.

Poco antes de este encuentro, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el opositor Henry Ramos Allup, informó de que varios representantes del antichavismo se habían reunido previamente con un enviado del Papa Francisco para abordar la instauración de un eventual diálogo político en el país caribeño. Ramos precisó que una delegación de la opositora Mesa de la Unidad Democrática sostuvo este encuentro con “un enviado del Papa” del que no dio la identidad y con el nuncio de la Iglesia Católica en Venezuela, Aldo Giordano.

El inició del diálogo fue acordado en una reunión bajo el auspicio de Unasur, con el acompañamiento de la Santa Sede, y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana), Martín Torrijos (Panamá) y el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, según informó Tscherrig. Es de esperar que Zapatero, Fernández y Torrijos participen en la reunión de diálogo del próximo domingo.

“El proceso de diálogo que hemos anunciado va a conducir a buen fin. Colaborando unos con los otros podemos lograr la paz y la armonía y el progreso de esta querida nación; el Papa insiste mucho en que, si se quiere dialogar, no necesitamos encontrar en el otro a un enemigo”, afirmó Tscherrig, quien señaló asimismo que se acordó trazar “las condiciones para garantizar la seguridad y el desarrollo pacífico y democrático de las manifestaciones públicas previstas para los próximos días” en Venezuela.

Hasta ahora ha habido contactos informales de los mediadores de Unasur con representantes de la oposición venezolana. Pero estos se han negado a emprender un diálogo formal con el Gobierno en tanto no se apruebe la celebración del revocatorio contra Maduro. Sin embargo, tras la reciente anulación de esta consulta, la tensión ha aumentado enormemente al anunciar el Parlamento venezolano –controlado por la oposición– que iniciará un juicio político contra Maduro y convocará una manifestación masiva para este miércoles. El Legislativo parecía estar tanteando posibles fórmulas para la destitución de Maduro. Y el Gobierno amenazaba con ilegalizar al Parlamento. Una peligrosa polarización.

Manifestación en Táchira

Como prueba de la tensión existente, este lunes varios cientos de estudiantes se manifestaron contra el Gobierno en la ciudad de San Cristóbal, escenario hace dos años de las principales marchas contra el chavismo. Los jóvenes quemaron neumáticos, cerraron varias calles al tráfico y levantaron precarias barricadas. “Queremos libertad”, gritaban los manifestantes.

A pesar del anuncio, la MUD ha contestado a las palabras de Maduro y ha exigido al Ejecutivo venezolano que el diálogo cdebe ser público y celebrarse en Caracas y no en Margarita, como había indicado el enviado papal.

En un comunicado, la MUD ha recalcado que cualquier proceso de diálogo debe tener “cuatro objetivos fundamentales: respeto al derecho al voto, libertad para los presos políticos y regreso de los exiliados, atención a las víctimas de la crisis humanitaria y respeto a la autonomía de los poderes”.

“Exigimos que cualquier proceso de encuentro debe realizarse en Caracas, de cara a la opinión pública, manteniendo una comunicación fluida y transparente con todos los sectores del país”, ha afirmado la alianza opositora.

abc.es / EFE